sábado, 28 de noviembre de 2009

Filosofía peseriana

Cierto día (ayer), me encontraba sentada en el último asiento del pesero que me lleva del metrobús hacia mi casa y comencé a filosofar...

Empecé a pensar cosas raras, como las que nos repetía el Tibu antes de salir al recreo :S

De repente, cuando pasaba frente al "Gallo de Oro", se me ocurrió una bonita frase (como para novela).

Y es que a pesar de estar sentada junto a una niña emo que rezumaba fresa ...(de esas chiquillas de secu con modas raras que abundan aquí en el DF) un olor familiar llegó hasta mi asiento. Me dije:

"Aquí huele a mi pasado. Pero, ¿a qué parte?"

Todo el camino intenté responder la pregunta, y aunqué inspiraba una y otra vez...

¬¬

No conseguí nada. Pero la filosofía del pesero activó mi hemisferio derecho.